CÓMO ALIMENTARNOS SEGÚN NUESTRA MANDÍBULA

Una expresión que nos gusta mucho es: “la sabiduría se encuentra en los libros”, por eso siempre tenemos a mano en nuestra agenda, los títulos de libros que nos han ido recomendando, o aquellos que solo con ver la portada nos han llamado la atención.
Hace tiempo empezamos a leer un libro de los muchos que nos ha recomendado un gran amigo, este en concreto se llama Nutrición Energética y Salud cuyo autor es el Dr. Jorge Pérez-Calvo Soler.
Tenemos que decir que primero comenzamos a leerlo en la versión e-book, pero cuando tan solo habíamos leído el prólogo, tuvimos que parar de seguir leyendo. Paramos de seguir leyendo porque rápidamente nos dimos cuenta de que se trataba de un libro el cual había que leer detenidamente, subrayar y hacer anotaciones constantes, si realmente queríamos exprimir todo su contenido.
Es por ello que nos decidimos a comprar el libro físico y… ¡ha merecido la pena!
Hoy queremos hablar de uno de los muchos aspectos del libro que nos han llamado la atención, de esas cosas que lees y te quedas pensativo diciendo “hostia, si es verdad”.

NUESTRA DENTADURA

¿Alguien se ha parado a pensar en nuestros dientes?, no nos referimos a pensar en ellos tratando de que nuestra sonrisa quede más bonita si fuésemos a un dentista a hacernos un blanqueamiento dental, no, no estamos hablando de eso.

Si observamos la siguiente imagen nos damos cuenta de lo siguiente:

Incisivos (cedentici-gifntrales y laterales): 8 dientes – 26%.
Caninos: 4 dientes – 12%.
Premolares y molares: 20 dientes – 62%.

Hacemos referencia a que disponemos de un total de 32 dientes, que dependiendo de la persona pueden ser 28, por las llamadas muelas del juicio, ya que a algunas personas ni si quiera les llegan a salir.
Hasta aquí nada nuevo, ¿verdad?, pero… ¿y si dijésemos que la dentadura de cada clase animal responde a sus necesidades alimenticias y biológicas?, pongamos un ejemplo:

Aquí podéis ver la dentadura de nuestro perro, Bruno.

img_0912
Como observáis la imagen, la condición del perro de mamífero-carnívoro, hace que su dentadura esté compuesta por colmillos largos, afilados y cortantes, para desgarrar y triturar con facilidad la carne.

COMO DEBEMOS ALIMENTARNOS:

Volviendo a analizar la dentadura humana, comprobamos que tenemos 8 piezas incisivas, destinadas a cortar.- 4 Piezas caninas, puntiagudas, destinadas a desgarrar.- 20 Piezas premolares y molares, destinadas a moler.

El 26% de nuestra mandíbula está formado por incisivos, destinados a cortar los vegetales, verdura y fruta.
El 12% de nuestra mandíbula está formado por caninos, destinados a desgarrar las proteínas, carnes y pescados.
El 62% de nuestra mandíbula está formado por premolares y molares, destinados a moler granos, semillas y legumbres.

Viéndolo gráficamente así es como debería de ser nuestra alimentación:

sin-titulo

EN NUESTRA OPINIÓN…

Creemos que la base de una buena alimentación está en mantener un equilibrio sobre lo que consumimos.
En muchas ocasiones, cuando hablamos de nuestra alimentación diaria piensan que “estamos a dieta”. Para nosotros la palabra “dieta”, tiene un significado muy parecido a “sufrimiento”, porque… ¿quién no sufre cuando está a dieta?, nosotros en realidad hemos ido modificando patrones de conducta en lo que alimentación respecta, hasta convertirlo en una forma de vida.

Hay que  mantener el equilibrio sobre lo que comemos, todo el mundo tiene compromisos, o a todo el mundo le gusta disfrutar de una buena comida de vez en cuando, pero seamos coherentes con la expresión “de vez en cuando”.
No pasa absolutamente nada por esto, siempre que seamos conscientes de que estamos haciendo un exceso y que como un hecho puntual, no va a pasar nada.
El problema viene cuando se convierte en algo cotidiano y forma parte de nuestro día a día, siendo parte principal de “nuestra dieta” alimentos que deberían tomarse de manera excepcional y esporádica. Cuando esto sucede, el gran problema es que perdemos la consciencia y la coherencia sobre lo que nos estamos llevando a la boca.

Estos alimentos que deben consumirse de manera excepcional y esporádica, cuando forman parte principal de nuestra dieta diaria y se adoptan como la base de la alimentación, la gente cree o se autoconvence de que en realidad no están haciendo las cosas tan mal, no dándose cuenta de que en realidad no es que no lo estén haciendo tan mal, si no que lo están haciendo muy muy mal.

Siendo autocríticos y mostrando ese punto de cordura del que hablamos, es como nosotros hemos ido modificando los patrones de nuestra alimentación y como estoy seguro de que  seguiremos modificándolos, siempre buscando razonamientos de profesionales competentes y de lo que vayamos sintiendo en nuestro propio cuerpo.

Y PARA FINALIZAR…

Esperamos que este nuevo post os haya parecido de interés, aportando a vuestra vida una nueva manera de enfocar vuestra alimentación, o simplemente la consciencia de que otros métodos o teorías.
Antes hemos puesto una fotografía para que vieseis los dientes de nuestra “fiera” llamada Bruno, ahora ponemos una nueva imagen creada por el maravilloso artista y fotógrafo Albert Pamies, para que veáis que no es tan fiera, ¡en realidad es puro amor!

056mod

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s