COLECHO SIN COMPLEJOS

Uno de los mejores momentos del día para nosotros, es ese momento en el que cogemos a Romeo y le metemos en nuestra cama para dormir los tres juntos.
Sí, así es, nosotros practicamos el colecho.
Romeo nació prematuro, (¡tenía tantas ganas de conocernos como nosotros a él!), necesitaba comer cada hora/hora y media porque tenía que coger peso, ya que nació en el límite justo para librarse de la incubadora.
Ya desde el embarazo teníamos algo muy claro, y era que su alimentación sería únicamente lactancia materna.
Cada hora sonaba nuestro despertador para alimentar a nuestro bebé, ya que él aguantaba más tiempo sin comer, pero por su condición de bebé prematuro, no podíamos consentirlo.
Esto nos suponía un enorme esfuerzo durante el día, pero os podéis imaginar cómo eran las noches si cada hora sonaba el despertador, estábamos despiertos otra hora y nos acostábamos sabiendo que a la hora se iba a repetir el ritual…

ASÍ EMPEZÓ NUESTRO COLECHO.

Vimos que esto nos estaba dejando completamente sin energía, a mitad de la noche, Lorena se dormía con el niño en brazos y esto podía suponer el peligro de que se cayese al suelo en cualquiera de las tomas.
Decidimos por ello practicar el colecho, de esta forma el niño se podía alimentar sin que tuviésemos que levantarnos a cogerle y sin que hubiese riesgos innecesarios.
Solo había que ofrecerle el pecho cuando el reloj nos lo mandase, sin necesidad de salir de la cama.
Los beneficios de esto fueron haciéndose notar enseguida, uno de ellos es que ya no había tanta necesidad de poner el despertador, al estar cerca de nosotros, él solo fue regulando sus tomas y ya era él el que se acercaba pidiendo comer. ¡Encima lo pedía sin necesidad de arrancar a llorar!
Otro de los beneficios importantes del colecho es el descanso, y hablamos del descanso de los tres.
Está demostrado que un bebé que duerme con sus padres, sincroniza su respiración con ellos, se siente protegido y seguro, y esto hace que duerma mejor, descanse más y en consecuencia, su desarrollo psíquico y emocional se vea muy favorecido.

sueno¿NO ES MARAVILLOSO?

La naturaleza de la mujer es algo asombroso, cuando indagas sobre el tema, sobre todo lo que es capaz de hacer el cuerpo humano, te das cuenta de que todo es un mecanismo perfecto, que el instinto de supervivencia y de protección hacia un hijo, va más allá de lo que podemos llegar a imaginar.
Con las muchas lecturas relacionadas con este tema, aprendimos que existe un fenómeno conocido como sincronía termal. El bebé regula su temperatura corporal gracias a su mamá:
Si el bebé está frío, la temperatura del pecho de ella aumenta para calentarle, y al contrario si el niño está demasiado caliente.
Nos llamó mucho la atención aprender que cuando un bebé está solito y llora, es porque en su cerebro está saltando una alarma de peligro, se siente desprotegido y necesita (sí, NECESITA) que su madre vaya a socorrerle y le haga notar que está a salvo.
Estaréis llegando a la conclusión de que este es otro gran beneficio del colecho.
Al dormir con nosotros, Romeo se siente seguro, sabe que nada malo va a pasarle y sus niveles hormonales, su ritmo cardíaco y su respiración se hacen estables. Con esto genera más enzimas, su sistema inmunitario aumenta y tiene menos riesgo de ponerse malito.
Os podemos decir que nuestro niño no se ha puesto malo ni una sola vez. Cuando vamos al pediatra, es para hacerle las revisiones propias de su edad, y hasta el médico se asombra cuando ve que no hemos tenido que acudir con Romeo para nada que no sea eso, una simple revisión.
¿Colecho + lactancia o casualidad? No creemos en las casualidades…
MIEDOS A PRACTICAR EL COLECHO

Obviamente, hay que practicar el colecho con una serie de precauciones.
Está de más decir que la cama debe ser un sitio seguro para el bebé, no recomendándose para el colecho: colchones demasiado blandos , de agua, ni poner al bebé entre cojines ni cosas por el estilo.
¿Cómo es posible que seas capaz de dormir sin caerte de la cama? Es la misma (difícil) posibilidad que hará que te pongas encima de tu bebé. Además, un bebé sano tiene la capacidad de darse cuenta de que sus fosas nasales están bloqueadas, y te alertará porque su instinto de supervivencia le hará querer salir de cualquier peligro.
Así es que, no tengáis miedo si queréis realmente practicar el colecho con vuestro hijo.
Diversos estudios antropológicos demuestran que la madre y el niño están diseñados para responder a la presencia del otro.

colecho

ENTONCES… ¿POR QUÉ NO SE PRACTICA CON MÁS NORMALIDAD EL COLECHO?

Lo primero que tenemos que deciros, es que nuestra experiencia nos ha demostrado que hay mucha gente practicando el colecho, pero por vergüenza no lo dicen hasta que ven que tú lo haces también.
Nosotros lo reconocemos abiertamente, ¿por qué? Sencillamente porque es nuestra decisión, y nadie tiene que juzgarnos por ello. Creemos que son muchos beneficios los que estamos aportando a nuestro hijo, ¡y a nosotros nos encanta dormir con él!
Pero os vamos a dar una explicación al por qué se dejó de practicar el colecho de forma habitual, si la raza humana lo ha practicado durante toda nuestra historia desde que éramos primates y habitábamos en cuevas…
En la Edad Media, nacían más niños de los que podían ser alimentados, y “casualmente”, en esta época, fallecían “por accidente” muchos de ellos al ser “aplastados” mientras dormían…
Con lo que la iglesia prohibió este método para evitar así la excusa a tantos infanticidios.
Desde entonces, hemos venido arrastrando esa “prohibición”, y vemos el colecho como algo negativo, pero si lo pensáis bien, estamos actuando contra natura al dejar al bebé dormir solo.
¿O es que acaso conocéis a algún mamífero que deje a sus crías solas nada más nacer?
En países como Japón, el colecho es una norma, y un dato curioso cuanto menos, es que allí tienen el índice de muerte súbita del lactante más bajo de todo el mundo.

el-colecho
¿Y SI QUIERO UN NIÑO INDEPENDIENTE?

Piensa bien esto… ¿qué necesidad hay de que un bebé sea independiente nada más venir al mundo?, ¿es que así va a cambiarse solo los pañales?, ¿va a preparar su comida y se va a ir ya de casa? Por favor… seamos honestos, y sobre todo, seamos conscientes de que lo que traes al mundo es una personita que ha vivido dentro de ti, que no se va a acostumbrar mal por dormir con vosotros, ¡que viene ya de serie acostumbrado a sentirte!
Será independiente, por supuesto, pero hagámoslo de forma natural, cubriendo sus necesidades más primarias, paso a paso.
Igual que es nuestra obligación enseñarles a vestirse, a lavarse los dientes, a tener una educación, etc… también es nuestra obligación enseñarle a tener alta su autoestima, a controlar sus situaciones de estrés y a que vea que el mundo no es un lugar hostil.
Os animamos a que lo practiquéis, que sintáis sus beneficios y a que no os importe el qué dirán, y os aseguramos que si seguimos el proceso correcto del desarrollo evolutivo del niño, él solito va a decidir cuándo se siente preparado para irse a dormir solo y sin miedo.
Todo en la vida tiene un proceso, y quién mejor que vosotros para enseñárselo a vuestro hijo desde que llega al mundo.
Con el tema del colecho, volvimos a darnos cuenta de que el esfuerzo y el sacrificio por conseguir aquello que deseas, siempre merece la pena. Romeo empezó a coger peso de forma asombrosa cada semana, y a día de hoy sigue con lactancia exclusiva, sano, grande y superando percentiles. Os invitamos a que saquéis vuestra propia conclusión.

¡Esperamos que os haya gustado el post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s