SOMOS LO QUE COMEMOS

Como se suele decir “somos lo que comemos”, por eso, hoy queremos hablar de la repercusión o ciertas consecuencias de algunos alimentos más allá de lo físico.

En multitud de ocasiones en las que hablamos sobre alimentación, nos damos cuenta de que la mayoría de la gente no le da la importancia adecuada a este término.

somosloquecomemos

Cuántas veces nos habrán dicho expresiones como “¡hay que vivir!”, “¡disfruta de la vida!”, lo que da resultado a una reflexión posterior que no es otra que “si nosotros vivimos y disfrutamos de la vida, solo creemos que hay que obtener la felicidad (en lo que a alimentación respecta) por determinados alimentos.”

NO PONGAS EXCUSAS

Como siempre decimos, no somos nutricionistas, pero hoy en día con la información disponible al alcance de todos los públicos, no es muy complicado tener en cuenta ciertos aspectos para nuestra alimentación diaria.

Cuando algunas personas tienen una mala época, producida por el estrés causado por el trabajo, ciertas relaciones familiares y/o sociales, entre muchas otras, nuestro organismo y nuestro sistema afectivo se ve debilitado, siendo más frecuente el consumo de “ciertos alimentos”; en su mayoría grasas saturadas y azúcares llamados calorías vacías, no aportando vida a nuestro organismo.
En muchas ocasiones, los conflictos causantes de nuestro estrés, no pueden solucionarse al instante, lo que provoca un bajo estado anímico.

alimentacion-neuronas

Nuestra mente está formada por billones de células llamadas neuronas, los neurotransmisores son los que permiten que nuestro cerebro trabaje, estableciendo conexiones entre las neuronas.

Ese bajo estado anímico va aparejado de ansiedad, ansiedad que muchísimas personas canalizan a través de “ciertos alimentos”, ¿cuántas veces cuando habéis sentido estas sensaciones, habéis comenzado a comer algo que no deberíais comer y algo dentro de vuestras cabecitas os decía, “bah, no pasa nada, si por una vez…”?, consecuencia, te acabas “poniendo ciego” a comer aquello que no debes y al día siguiente se vuelve a producir la misma situación, volviendo a “ponerte ciego” a esos “alimentos tan ricos” y tan poco saludables.

Es ahí donde debemos ser más conscientes y coherentes con nosotros mismos, tratando de solucionar aquellos conflictos, de la manera que está más a nuestro alcance, el alimento con el que nutrimos a nuestro organismo.

CONSCIENCIA

Muchas personas deciden no tomar conscencia sobre lo que comida-basuranos está sucediendo y no poner cordura, siendo el siguiente paso el consumir sustancias nocivas que nos van a dañar aún más.
La consecuencia de esto es, que acaba convirtiéndose en un círculo del que la mayoría de las personas no quieren o no pueden salir.

La mente juega un papel muy importante en todo este proceso, por eso con este post, queremos dejar claro que hay que ser tajante con ciertos aspectos para poder determinar cuando la mente controla nuestro ser, cuando en realidad tiene que ser nuestro ser quien controle la mente, ya que ésta está para servirnos en los momentos que nosotros deseemos, no para que actúe por libre sin tener en cuenta lo que realmente es beneficioso para nuestro organismo.

Cuándo sientes que tienes hambre, ¿crees que todo es tan simple como ingerir cualquier tipo de alimento y así poder saciarte?
Por si no lo habías pensado, cuando sientes que tienes hambre, tu cerebro, siente una carencia de NUTRIENTES esenciales, ¿crees que las bebidas azucaradas, bollería industrial y snacks, entre muchos otros, te aportan lo que tu mente realmente necesita?

¡TOMA EL CONTROL DE TI MISMO Y NO DEJES QUE NADA NI NADIE TE DOMINE!

Como hemos dicho anteriormente, hay muchas veces que por diversas circunstancias no podemos poner fin a determinados conflictos de nuestra vida, por eso os pedimos por favor ¡NO LOS RETROALIMENTÉIS!
Aunque os pueda parecer difícil, si vais modificando ciertas pautas de vuestra alimentación, cambiando aquellos “alimentos” poco o nada saludables, por aquellos otros que realmente lo son, acabaréis generando UN HÁBITO, haciéndolo parte de vuestro día a día, hasta que forme vuestro estilo de vida.

dieta-vegetariana

Es sabido que la falta de los siguientes nutrientes, está directamente relacionado con ciertas enfermedades mentales:
Ácidos grasos poliinsaturados: son esenciales y no pueden ser producidos por nuestro organismo, por tanto, necesitamos un aporte externo que conseguiremos a través de los ácidos grasos omega 3 presentes en los pescados grasos (pescados azules), aceites de pescados y marisco, además de en los aceites de semillas y nueces; ácidos grasos omega 6 que se encuentran en el aceite vegetal de semillas.
Minerales: Zinc, magnesio y hierro, que podremos obtener de cereales de grano integral, legumbres, frutas y vegetales.
Vitaminas y antioxidantes: procedentes de frutas y verduras

Un estudio realizado por el hospital McLean de la Universidad de Hardvard, publicado el 15 de abril de 2005 en el “Issue of Biological Psychriaty”, demostró que alimentos con ácidos grasos omega 3 y otros con un alto contenido en uridina, son capaces de reducir los síntomas de la depresión tanto o más que ciertos medicamentos.
Por otro lado, un estudio llamado “Changing Diets, Changing Minds”, o lo que es lo mismo “Cambiando dietas, cambiamos mentes”, afirma que hay ciertos nutrientes que son indispensables para el correcto funcionamiento del cerebro y salud mental, consiguiendo su funcionamiento y desarrollo óptimo.

CORDURA

Cuando compras un coche nuevo, lo haces pensando que dentro de tus posibilidades, has elegido la mejor opción, por lo tanto esperas que te dure el máximo tiempo posible, para ello debes limpiarlo a menudo, pasar las revisiones a tiempo, echar el combustible adecuado… entre muchas otras cosas más.
Ahora bien, imaginemos que has comprado el mismo coche y como hemos dicho antes, esperas que te dure el mayor tiempo posible, pero sin embargo adoptas otro tipo de actitud, nunca lo limpias, las revisiones no las pasas cuando corresponden y echas el combustible de peor calidad del mercado. ¿Qué crees que pasará?, ¿crees que tomando la actitud del segundo ejemplo, el coche durará tanto como en el primer caso?, ¡por supuesto que no!, la chapa y la pintura se estropeará y perderá su color, el motor y resto de sus componentes comenzarán a fallar, teniendo que llevar el coche al taller constantemente.

ACTÚA

Si no cambias tu manera de actuar, tu rostro, tu piel, tus órganos y tu mente se verán afectados, teniendo que acudir al médico constantemente.
¿De verdad crees que no es tan importante o que tan poco es para tanto?
Lógicamente, como ya hemos dicho en otros post, nosotros hemos ido modificando nuestros patrones de alimentación, ¿sabéis algo que cambió para siempre nuestra manera de alimentarnos?, nuestro gran amigo Joshua, experto en muchos ámbitos, entre ellos el de la alimentación, nos recomendó que apuntásemos todo lo que comíamos y bebíamos a lo largo del día, durante un mes.
Tras el mes y solo viendo el papel con lo que habíamos hecho mal, supimos que teníamos que cambiar ciertos hábitos y así lo hicimos.
Nosotros no somos ni mejores ni peores que nadie, pero no todo el mundo es capaz de ser tan autocrítico consigo mismo.
Al decidir plasmar en un papel todo lo que haces como costumbre, cabe la opción de poder quedar retratado y hay a mucha gente que la necesidad de realizar cambios en su día a día le asusta.

No estamos diciendo que jamás vuelvas a probar un dulce, un refresco o una salsa, estamos diciendo que cambies tus hábitos de alimentación, hasta convertirlos en un estilo de vida sano y saludable.
Lógicamente no para todo el mundo nuestros patrones de alimentación son los correctos, pero una cosa es discrepar entre tomar lácteos o no, consumir o no consumir carne, y discrepar entre que el consumo de productos azucarados y grasas saturadas “no es tan malo”.
d-man-showing-okay-hand-sign-check-mark-over-white-background-36749386
Como hemos dicho, adoptando los patrones correctos sobre alimentación, cambiando hábitos hasta convertirlos en un estilo de vida sano y saludable, SOLO ASÍ Y SIN SALTARTE NINGÚN PASO, puedes adquirir la conciencia necesaria para poder permitirte el capricho esporádico de consumir ciertos productos de los que habitualmente hay que prescindir.

Como siempre, ¡esperamos que todo lo escrito os haya parecido interesante y os pueda servir de ayuda!

CÓMO ALIMENTARNOS SEGÚN NUESTRA MANDÍBULA

Una expresión que nos gusta mucho es: “la sabiduría se encuentra en los libros”, por eso siempre tenemos a mano en nuestra agenda, los títulos de libros que nos han ido recomendando, o aquellos que solo con ver la portada nos han llamado la atención.
Hace tiempo empezamos a leer un libro de los muchos que nos ha recomendado un gran amigo, este en concreto se llama Nutrición Energética y Salud cuyo autor es el Dr. Jorge Pérez-Calvo Soler.
Tenemos que decir que primero comenzamos a leerlo en la versión e-book, pero cuando tan solo habíamos leído el prólogo, tuvimos que parar de seguir leyendo. Paramos de seguir leyendo porque rápidamente nos dimos cuenta de que se trataba de un libro el cual había que leer detenidamente, subrayar y hacer anotaciones constantes, si realmente queríamos exprimir todo su contenido.
Es por ello que nos decidimos a comprar el libro físico y… ¡ha merecido la pena!
Hoy queremos hablar de uno de los muchos aspectos del libro que nos han llamado la atención, de esas cosas que lees y te quedas pensativo diciendo “hostia, si es verdad”.

NUESTRA DENTADURA

¿Alguien se ha parado a pensar en nuestros dientes?, no nos referimos a pensar en ellos tratando de que nuestra sonrisa quede más bonita si fuésemos a un dentista a hacernos un blanqueamiento dental, no, no estamos hablando de eso.

Si observamos la siguiente imagen nos damos cuenta de lo siguiente:

Incisivos (cedentici-gifntrales y laterales): 8 dientes – 26%.
Caninos: 4 dientes – 12%.
Premolares y molares: 20 dientes – 62%.

Hacemos referencia a que disponemos de un total de 32 dientes, que dependiendo de la persona pueden ser 28, por las llamadas muelas del juicio, ya que a algunas personas ni si quiera les llegan a salir.
Hasta aquí nada nuevo, ¿verdad?, pero… ¿y si dijésemos que la dentadura de cada clase animal responde a sus necesidades alimenticias y biológicas?, pongamos un ejemplo:

Aquí podéis ver la dentadura de nuestro perro, Bruno.

img_0912
Como observáis la imagen, la condición del perro de mamífero-carnívoro, hace que su dentadura esté compuesta por colmillos largos, afilados y cortantes, para desgarrar y triturar con facilidad la carne.

COMO DEBEMOS ALIMENTARNOS:

Volviendo a analizar la dentadura humana, comprobamos que tenemos 8 piezas incisivas, destinadas a cortar.- 4 Piezas caninas, puntiagudas, destinadas a desgarrar.- 20 Piezas premolares y molares, destinadas a moler.

El 26% de nuestra mandíbula está formado por incisivos, destinados a cortar los vegetales, verdura y fruta.
El 12% de nuestra mandíbula está formado por caninos, destinados a desgarrar las proteínas, carnes y pescados.
El 62% de nuestra mandíbula está formado por premolares y molares, destinados a moler granos, semillas y legumbres.

Viéndolo gráficamente así es como debería de ser nuestra alimentación:

sin-titulo

EN NUESTRA OPINIÓN…

Creemos que la base de una buena alimentación está en mantener un equilibrio sobre lo que consumimos.
En muchas ocasiones, cuando hablamos de nuestra alimentación diaria piensan que “estamos a dieta”. Para nosotros la palabra “dieta”, tiene un significado muy parecido a “sufrimiento”, porque… ¿quién no sufre cuando está a dieta?, nosotros en realidad hemos ido modificando patrones de conducta en lo que alimentación respecta, hasta convertirlo en una forma de vida.

Hay que  mantener el equilibrio sobre lo que comemos, todo el mundo tiene compromisos, o a todo el mundo le gusta disfrutar de una buena comida de vez en cuando, pero seamos coherentes con la expresión “de vez en cuando”.
No pasa absolutamente nada por esto, siempre que seamos conscientes de que estamos haciendo un exceso y que como un hecho puntual, no va a pasar nada.
El problema viene cuando se convierte en algo cotidiano y forma parte de nuestro día a día, siendo parte principal de “nuestra dieta” alimentos que deberían tomarse de manera excepcional y esporádica. Cuando esto sucede, el gran problema es que perdemos la consciencia y la coherencia sobre lo que nos estamos llevando a la boca.

Estos alimentos que deben consumirse de manera excepcional y esporádica, cuando forman parte principal de nuestra dieta diaria y se adoptan como la base de la alimentación, la gente cree o se autoconvence de que en realidad no están haciendo las cosas tan mal, no dándose cuenta de que en realidad no es que no lo estén haciendo tan mal, si no que lo están haciendo muy muy mal.

Siendo autocríticos y mostrando ese punto de cordura del que hablamos, es como nosotros hemos ido modificando los patrones de nuestra alimentación y como estoy seguro de que  seguiremos modificándolos, siempre buscando razonamientos de profesionales competentes y de lo que vayamos sintiendo en nuestro propio cuerpo.

Y PARA FINALIZAR…

Esperamos que este nuevo post os haya parecido de interés, aportando a vuestra vida una nueva manera de enfocar vuestra alimentación, o simplemente la consciencia de que otros métodos o teorías.
Antes hemos puesto una fotografía para que vieseis los dientes de nuestra “fiera” llamada Bruno, ahora ponemos una nueva imagen creada por el maravilloso artista y fotógrafo Albert Pamies, para que veáis que no es tan fiera, ¡en realidad es puro amor!

056mod

LACTEOS, ¿BUENOS O MALOS?

Y ES QUE…

Ya son muchos los años que llevamos sumergidos en el maravilloso mundo de la nutrición.
A pesar de no ser profesionales en la materia, puesto que no tenemos estudios académicos que así lo avalen, si tenemos curiosidad y ganas de aprender. También tenemos la ventaja de tener a un gran amigo que nos introdujo en este mundo, asesorándonos y aconsejándonos de la mejor manera posible, desde la rama de la naturopatía y varias terapias no convencionales.
Dicen que la sabiduría está en los libros, por ello nosotros no paramos de cultivar nuestra mente y así seguir aprendiendo constantemente.

LA EDUCACIÓN NUTRICIONAL RECIBIDA…

Todo lo dicho anteriormente, ha hecho que vayamos modificando patrones de conductas alimentarias que teníamos arraigadas en función a la educación recibida.
Con esto quiero decir, que a pesar de todo el empeño puesto por aquellas personas encargadas de nuestra educación alimentaria, quizá no haya sido la mejor. No es una crítica, ¡ni mucho menos!, solo que, hace años, no existían todas las fuentes de información de las que disponemos hoy en día, motivo por el que, en este ámbito educacional y en muchos otros, se ha actuado por la inercia de nuestros antepasados, por ejemplo, frases tales como: “esto se hace así, porque lo digo yo”, o “si no te comes la comida, lo tendrás para la cena y si no, te acostarás sin cenar”Resultado de imagen de niño no quiere comer
Lamentablemente, hoy en día se sigue produciendo este tipo de educación en muchos hogares, pero… ¿somos realmente conscientes del efecto causado en aquellos o aquellas que reciben ese tipo de expresiones?
No nos queremos extender mucho más en este “efecto” causado, ya que nos parece algo muy interesante que tratar en otro post más detalladamente.

LO QUE MEJOR SE ADAPTE A TU ORGANISMO

Hoy en día hay muchas teorías alimenticias, lácteos si vs lácteos no, carne si vs carne no, vegetarianos, veganos… y muchas otras tendencias sobre nutrición.

Sinceramente, nosotros pensamos que lo ideal es informarse de todas las teorías, y en función a lo que mejor se adapte a tu organismo, decidir. Nosotros así lo hemos hecho.
Todo el mundo tiene la capacidad de observar los efectos que produce un alimento u otro en su cuerpo, pero muy poca gente lo observa con atención y actúa en consecuencia.

LACTEOS, ¿SI, O NO?

Nosotros en particular no tomamos lácteos desde hace ya varios años, aunque es verdad, que en ocasiones muy esporádicas y de manera comedida, sí que lo hacemos. Los hemos sustituido por bebidas vegetales, (como la de avena, arroz, almendra…entre otras), así como yogures de soja.
Nos llama mucho la atención cuando la gente con la que hablamos sobre el “tema lácteos”, nos dice: ¡“la verdad es que la leche no me sienta bien, pero…es que es muy buena”!
¿¡Por qué nos empeñamos en complicar las cosas!?, si no te va bien, ¿por qué lo tomas?, porque es bueno ¿por qué?, pues porque tenemos ese concepto grabado en nuestra mente, ya que es lo que nos han inculcado desde pequeños.

Es a esto a lo que nos referimos con el tema “educación nutricional”.

Antiguamente vale, pero hoy en día, con la de información disponible al alcance de todos…
Hagas lo que hagas en la vida en general, y nutricionalmente hablando, que es el tema que estamos tratando, ¡hazlo con sentido!, escucha a tu cuerpo, busca alternativas, indaga…

¡Pues a indagar que nos pusimos!, teníamos conocimiento de que la leche animal estimula al cuerpo a producir mucosidad, así como que ocupa un lugar alto en la lista de productos causantes de alergias y sensibilidad, todo ello unido a nuestros problemas alérgicos (en especial los de Jonathan), que desembocaban en crisis asmáticas, fue lo que nos hizo probar cómo reaccionaría nuestro cuerpo al dejar de tomar lácteos.

Si nos remontamos a tiempos atrás, durante la mayor parte de nuestra evolución, no consumimos leche de otra especie, tan solo la materna en la época de lactancia, hasta que en ciertas zonas del mundo, la leche de otros animales empezó a ser parte de nuestra dieta. Ahora una pregunta, ¿por qué una buena parte de la población es intolerante a la lactosa?.

Resultado de imagen de estadisticas lacteos españa

Respecto al aspecto nutricional de la leche…, nosotros ponemos en duda la asimilación de los valores nutricionales de la leche en el cuerpo humano, y con respecto al calcio, que es el mineral por excelencia que asocia la mayoría de la población al consumo de la leche, podemos decir que hay otras fuentes de donde se puede obtener, como semillas de sésamo, semillas de chía, semillas de amapola, almendras, nueces, avellanas, aguacate, brócoli, espinacas… y así una gran lista de alimentos. No debemos obsesionarnos entonces, con el aporte de calcio en nuestra dieta y la idea de sacarlo de las leches animales, tenemos una infinidad de alimentos de los que lo podemos obtener y con los que nuestros huesos estarán fuertes y sanos, ¡os aseguramos que así está nuestro esqueleto!

La idea que os queremos transmitir es, que en nuestro caso la respuesta a esta “investigación personal”, fue muy satisfactoria, los síntomas de alergia, así como los procesos asmáticos que derivaban de la misma, disminuyeron muchísimo, por eso nosotros animamos a todo el mundo que se encuentre en una situación similar a que haga la prueba, estamos seguros de que no se arrepentirían.

¡Aquí os esperamos a que nos contéis vuestra experiencia y opinión!